×

Toledo y Alicante sufren los primeros brotes de sarampión registrados en España tras la pandemia | Sociedad

Toledo y Alicante sufren los primeros brotes de sarampión registrados en España tras la pandemia | Sociedad

El sarampión está de regreso en España. Tras cuatro años sin apenas diagnósticos, los contagios locales han vuelto a producirse en el país desde enero a partir del ligero pero constante goteo de casos importados. Toledo y Alicante han sido las dos primeras provincias en sufrir brotes desde antes de la pandemia, aunque han sido pequeños —cinco y cuatro casos, respectivamente— y ya se dan por cerrados. Aragón y Cataluña, por su parte, investigan un caso cada una en el que el origen del contagio es por ahora desconocido.

En total, España ha confirmado desde el 1 de enero 15 casos de sarampión, de los que siete son importados y ocho autóctonos, según los datos facilitados por las comunidades a EL PAÍS. Esta cifra supera ya los 11 detectados en todo 2023 (seis importados, cuatro relacionados con alguno de los anteriores y uno de origen desconocido), mientras entre 2021 y 2022 en España solo se diagnosticaron tres casos, según el informe anual del Centro Nacional de Epidemiología.

“La incidencia del sarampión está aumentando en varios países europeos y del resto del mundo. Mientras esto ocurra, van a seguir llegando a España casos importados que pueden dar lugar a brotes. Las altas coberturas vacunales de las que disfrutamos son las que están frenando la circulación del virus, pero no podemos bajar la guardia. Lo habitual es que las personas no inmunizadas tiendan a estar agrupadas en determinadas zonas o grupos sociales, y formen bolsas de población susceptibles. Si las coberturas bajan y este virus, que es muy contagioso, llega a una estas bolsas, el brote puede ser mucho mayor”, afirma Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedadades (ECDC) publicó el pasado 16 de febrero un informe de riesgo alertando del aumento de casos en el continente, donde ya han fallecido siete personas en los últimos meses (seis en Rumanía y una en Irlanda). “Desde 2023, se han observado incrementos significativos del número de casos y brotes de sarampión a nivel mundial, incluidos 40 de los 53 países de la región europea y al menos 10 países de la Unión Europea (UE) y el Espacio Económico Europeo (EEE). Se espera que los contagios sigan aumentando en la UE en los próximos meses debido a las coberturas de vacunación subóptimas”, defiende el organismo en el documento.

El brote de Toledo se inició por un caso importado de un país que no ha sido hecho público. La cadena de contagios ha sumado otros cuatro enfermos, según la Junta de Castilla-La Mancha, que no ha ofrecido más información, aunque da “por cerrado, en principio”, el brote.

En la Comunidad Valenciana, dos niños de ocho y 12 años adquirieron la enfermedad durante un viaje a Rusia y, posteriormente, dos personas de su entorno fueron diagnosticadas de la enfermedad: un hermano menor de 22 meses y un hombre de 43 años. Todos ellos viven en la provincia de Alicante, al igual que una mujer de 34 años sin relación con los anteriores que durante el periodo de incubación viajó a Francia, por lo que previsiblemente se contagió en ese país. Ninguno de estos casos estaba vacunado.

La Consejería de Sanidad de Aragón, por su parte, informó este lunes que ha abierto una investigación para aclarar el origen del contagio de “un caso autóctono de sarampión”. Se trata de un hombre de 46 años que vive en la provincia de Zaragoza cuyo caso fue confirmado el pasado día 20. “[Esta persona] no había viajado durante el periodo de incubación, se ha mantenido en aislamiento durante el periodo de transmisión de la enfermedad y se encuentra bien. Los epidemiólogos han realizado el estudio de contactos precisos e informado a la red sanitaria para que los profesionales estén atentos por si surgen más casos”, afirma el Gobierno regional.

La Generalitat también investiga el origen de otro contagio de ”un niño residente en Cataluña pero que ha iniciado síntomas fuera de España”. El menor se “encuentra bien”, según el Gobierno catalán, que por ahora no ha ofrecido más información sobre este caso.

Cataluña también diagnosticó en enero el sarampión en “un hombre joven residente en Cataluña, no vacunado y con antecedentes de viaje internacional durante el periodo de incubación”. Este caso no tuvo complicaciones. “Como actuaciones de salud pública se recomendó el aislamiento domiciliario del caso y la actualización de su estado vacunal. Se revisaron y actualizaron los calendarios vacunales de los contactos familiares durante el viaje, así como los de los profesionales sanitarios y pacientes de la sala de espera y de urgencias donde le atendieron”, detalla la Generalitat, que añade que “a día de hoy, no hay noticia de que haya habido casos secundarios” relacionados.

Galicia y Castilla y León han registrado también un caso importado cada una, sin que por el momento hayan registrado contagios relacionados.

La cobertura vacunal

El virus del sarampión es uno de los más contagiosos que se conoce y es necesario mantener unas coberturas vacunales del 95% o superiores para evitar que circule en un grupo de población. En su reciente informe, con datos correspondientes a 2022, el ECDC alertó de que la cobertura media en la UE es notablemente inferior y se queda en el 92,4% en la primera dosis y el 89,7% en la segunda.

Estos porcentajes son más elevados en España, donde el 97,2% de los niños nacidos en 2022 recibieron la primera dosis al cumplir el año. Pese a ello, cinco comunidades se quedaron por debajo: Castilla y León (94,8%), Canarias (94,7%), Cataluña (94,4%), La Rioja (91,1%) y Castilla-La Mancha (90,4%). Las cifras son peores con la segunda, que se recibe entre los cuatro y seis años. El porcentaje para toda España se quedó en el 93,7%, con cinco comunidades con niveles notablemente más bajos: Canarias y Extremadura (90,3% las dos), Castilla-La Mancha (88,8%), La Rioja (88,1%) y País Vasco (88%).

José Miguel Cisneros, jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas en el Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) insiste en una idea: “Si todos los niños son vacunados, el sarampión desaparecerá. Es una enfermedad grave, que produce en uno de cada 1.000 menores que la adquieren complicaciones graves en forma de encefalitis, que puede ser mortal o dejar graves secuelas. Existe una herramienta extraordinaria, que es la vacuna, para protegerlos. Nadie debería olvidarlo”, concluye este especialista.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_