×

Sánchez frena la ola derechista – POLITICO

Sánchez frena la ola derechista – POLITICO

MADRID – El actual presidente Pedro Sánchez se mantendrá como primer ministro de España luego de las elecciones nacionales no concluyentes del domingo en las que el Partido Popular de centro-derecha ganó la mayoría de los votos pero carecía de un camino claro para formar un gobierno.

Como era de esperar, ninguno de los principales partidos de España obtuvo una mayoría en el gobierno. Con el 99% de los votos escrutados, el Partido Popular tenía 136 escaños, los socialistas 122, el ultraderechista Vox 33 y el izquierdista Sumar 31.

Antes de la votación, el líder conservador Alberto Núñez Feijóo indicó que estaría dispuesto a formar un gobierno de coalición con Vox, pero ambos partidos no alcanzaron los 176 escaños necesarios para controlar el parlamento español.

No existe ningún escenario en el que los diputados españoles apoyen a un gobierno minoritario formado por el Partido Popular y Vox, y Feijóo no parece tener suficiente apoyo entre los partidos regionales más pequeños del país para reunir el apoyo que necesitaría para el gobierno minoritario por sí solo.

El resultado abre la puerta a que Sánchez se mantenga en el poder.

Junto con la coalición de izquierda Sumar de Yolanda Díaz, el Partido Socialista de la primera ministra podría formar una coalición que controle 153 escaños en el parlamento, pero para gobernar tendrá que hacer tratos con una variedad de grupos políticos con objetivos muy diferentes.

Es poco probable que Sánchez gane el apoyo de los 176 diputados necesarios para ser confirmado como primer ministro la primera vez que el nuevo parlamento debata el tema, pero podría hacer una oferta durante la segunda ronda de votación, en la que el candidato para encabezar el nuevo gobierno debe recibir más votos a favor que en contra.

En 2019, Sánchez se convirtió en primer ministro en el mismo calendario luego de llegar a acuerdos con partidos regionales. Pero en esta elección de alto riesgo, los votantes optaron por apoyar a los partidos más grandes, lo que llevó a grupos más pequeños como Teruel Existe a perder escaños.

Esto significa que los socialistas tendrán que buscar el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes, incluidos los pertenecientes al partido Junts del expresidente catalán Carles Puigdemont.

Puigdemont huyó de España poco después del referéndum de independencia catalán de 2017 y posteriormente fue elegido miembro del Parlamento Europeo; un alto tribunal de la UE recientemente le quitó la inmunidad legal, allanando el camino para su extradición a España.

La candidata de Junts, Míriam Nogueras, dijo a la prensa que su partido «comprendió el resultado» y que «aprovecharía la oportunidad».

«Esta es una oportunidad de cambio, de recuperar la unidad», dijo. “Pero no vamos a hacer presidente a Pedro Sánchez por nada”.

Más de 37 millones de españoles se registraron para votar en esta elección, que se enmarcó como un referéndum sobre Sánchez. La reñida carrera significó que había mucho en juego, con España enfrentando la posibilidad de terminar con un gobierno con ministros de extrema derecha por primera vez desde la muerte de Francisco Franco.

Esto podría haber señalado un cambio radical más amplio en Europa antes de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo año y alimentar a las fuerzas de derecha que quieren que la UE adopte posiciones más duras en todo, desde la política climática hasta la migración.

Con 33 escaños, el partido de extrema derecha Vox sigue siendo el tercer grupo político más grande en el parlamento español, pero en esta elección se ha reducido de los 52 escaños que ganó en 2019, lo que indica que el grupo puede estar perdiendo terreno.

En la sede del Partido Socialista en Madrid el domingo por la noche, simpatizantes eufóricos vitorearon a Sánchez mientras gritaban “¡No pasarán!”, el eslogan antifascista utilizado por el gobierno legítimo de España en su lucha contra las fuerzas de Franco durante la Guerra Civil Española.

A pesar de celebrarse en pleno verano y en plena ola de calor, alrededor de 24 millones de españoles emitieron su voto de forma presencial, mientras que un récord de 2,4 millones optaron por votar por correo.