×

El colegio electoral es el gran factor en una pesadilla de terceros para los demócratas

El colegio electoral es el gran factor en una pesadilla de terceros para los demócratas

Esto sucede justo cuando el grupo bipartidista No Labels recibirá al Senador. Joe Manchín (DW.Va.) y el exgobernador republicano de Utah, Jon Huntsman, en un evento en New Hampshire la próxima semana. Y No Labels no es el único: el académico Cornel West lucha por la nominación del Partido Verde.

Pero hay un punto de consuelo para los demócratas: los votantes en los estados de campo de batalla tenían menos probabilidades de votar por un tercer partido en las elecciones recientes que los de los estados menos competitivos.

Según un análisis de POLITICO, ninguno de los 20 estados principales por votación de terceros en las últimas dos elecciones presidenciales generalmente se consideran estados indecisos, y solo tres de los 20 principales tenían estados donde el margen de candidato ganador en 2020 fue de un solo dígito. : Minnesota (#11, Biden +7), Maine (#13, Biden +9) e Iowa (#19, Trump +8).

Eso no significa que los candidatos de terceros partidos bien financiados con un acceso de votantes significativo o universal no representen una gran amenaza para Biden. El análisis de FiveThirtyEight de encuestas sobre anticipadas sugiere que esos candidatos de terceros actualmente alejan a más votantes de Biden que de Trump.

Pero el Colegio Electoral, que por lo demás ha favorecido a los republicanos en la era Trump, podría suavizar esos efectos.

Desde la formación del sistema bipartidista en el siglo XIX, ningún candidato externo ha ganado nunca la presidencia, ni siquiera se le ha acercado. En los últimos 100 años, solo tres candidatos de terceros han llevado a un solo estado al Colegio Electoral: el hijo favorito progresista, Robert La Follette, ganó Wisconsin en 1924, el entonces gobernador de Carolina del Sur, Strom Thurmond, ganó cuatro al sur como un «Dixiecrat» segregacionista. en 1948 y el ex gobernador de Alabama George Wallace ganó cinco estados en la misma región en una plataforma similar en 1968.

En años más recientes, Ross Perot estableció el punto más alto para los candidatos independientes: 18,9 % en 1992. Aparte de las actuaciones de Perot en 1992 y 1996, solo otro candidato de un tercer partido obtuvo más del 3 % del voto popular nacional: el libertario Gary Johnson. en 2016.

Pero los candidatos de terceros partidos no necesitan grandes cantidades de apoyo para influir en una elección. Ralph Nader, el candidato del Partido Verde en 2000, pudo haber movido esa elección de Al Gore a George W. Bush al obtener el 2,7% del voto nacional. Y aunque la candidata del Partido Verde de 2016, Jill Stein, recibió poco más del 1 por ciento, su parte de los votos en Michigan, Pensilvania y Wisconsin, los tres estados decisivos que Trump derrocó ese año, superó el margen de victoria de Trump sobre Clinton.

En general, sin embargo, los candidatos de terceros partidos obtuvieron peores resultados en los estados indecisos, donde los votantes se sienten menos libres para mirar más allá de los dos partidos principales, que en otras partes del país.

Durante las elecciones de 2016 y 2020, ningún estado tuvo un promedio de votos más alto para candidatos de partidos no mayoritarios que Utah, donde un candidato del estado de origen, Evan McMullin, obtuvo el 22 % de los votos en 2016. Pero después de Utah, la fuerza de un tercer partido se encuentra en una larga lista de estados considerados seguros en una u otra columna: Alaska, Idaho, Vermont, Oregón, Nuevo México, Washington, Wyoming, Dakota del Norte y Colorado.

De acuerdo con este análisis, los estados indecisos centrales tradicionales se clasifican mucho más abajo para la votación de terceros. Todos menos Nevada (#21) están en la mitad inferior: Wisconsin (#27), Arizona (#28), Michigan (#33), Pensilvania (#43), Carolina del Norte (#45) y Georgia (#48) .

Si bien un candidato de No Labels todavía es hipotético (el grupo dice que no buscará una segunda vuelta a menos que los dos candidatos del partido principal sean impopulares y haya un camino hacia la victoria para una alternativa moderada), la campaña de West para la nominación del Partido Verde es ya en marcha

En las dos últimas elecciones, respectivamente, los candidatos del Partido Verde, Stein y Howie Hawkins, obtuvieron menos votos que los aspirantes a libertarios. Entre los estados cambiantes de 2016, Stein se desempeñó mejor en Michigan (1,1 %), Wisconsin (1 %) y New Hampshire (0,9 %).

Por el contrario, Hawkins no votó en más de la mitad de los estados. Estuvo en la boleta electoral en solo dos de los estados más controvertidos: Michigan (0,3%) y Carolina del Norte (0,2%).

Sin embargo, Occidente puede ser más formidable. Es una figura pública desde hace mucho tiempo que hasta ahora puede estar capitalizando parte de la insatisfacción liberal con la presidencia de Biden, particularmente entre los bloques de votantes sólidamente demócratas.

Esa insatisfacción es real, y es una de las razones por las que una revancha de 2024 podría parecerse más a 2016, cuando los candidatos de terceros combinados superaron el 5 % de los votos, que a 2020. Tanto Biden como Trump tienen calificaciones promedio de favor por debajo del 40 %, aproximadamente iguales. a la medición de Trump de 2016, pero detrás de Clinton en 2016 (43 %), Trump en 2020 (46 %) y Biden en 2020 (52 %).

En 2016, el 18% de los votantes veía desfavorablemente a ambos candidatos, Trump y Clinton. En gran medida se inclinaron por el retador, 47% contra 30%, con casi uno de cada cuatro de esos votantes, 23%, respaldando a otros candidatos.

En 2020, solo el 3 por ciento de los votantes dijo tener una opinión desfavorable tanto de Biden como de Trump, lo que limita el apetito por otros candidatos.

Pero han pasado muchas cosas desde noviembre de 2020: el motín del 6 de enero en el Capitolio. Las acusaciones de Twin Trump, hasta ahora, de que podrían solidificar la base de Trump en las primarias a expensas de los votantes que necesitaría para ganar las elecciones generales. La mayoría de los votantes ven negativamente el desempeño laboral de Biden, y la mayoría dice que están preocupados por su capacidad para cumplir otro mandato a su edad.

Biden y Trump no permanecerán necesariamente en el 39 por ciento si se enfrentan en las elecciones generales, ya que ambas campañas intentarán aumentar su posición. Pero mientras los demócratas se preocupan por las nominaciones de terceros aparentemente diseñadas para aprovechar los dos fines ideológicos de su partido, hay ingredientes para otra carrera volátil más allá de los dos nombres que encabezan la boleta electoral.